¿Cómo lo consigo?

silencio-interior-silencio-interno-meditación-cómo-meditar-retiro-de-meditación-retiro-de-silencio-pau-hernandez-meditación-para-ejecutivos-meditación-rápida-citas-de-silencio-interno-citas-de-silencio-interior-frases-de-silencio-interno-frases-de-silencio-interior-curso-de-meditación-clases-de-meditación-curso-de-silencio-interior-curso-de-silencio-interno-meditacion-sie

¿Cómo conseguir alcanzar el silencio interior?

La respuesta sería sencilla si dispusieses de todas las horas del día disponibles: aprendiendo y practicando. Pero, ¿qué pasa cuando tienes unos horarios que cumplir, responsabilidades de estudio, de trabajo, compromisos sociales, dedicaciones familiares, del hogar…? ¿Cómo lo consigues si realmente no te queda tiempo libre?

Con la meditación SIE®.
La meditación SIE® es un sistema de enseñanza que “da la vuelta” a los patrones habituales de aprendizaje en las técnicas de meditación y de silencio interior.
¿Cuántas personas en el mundo son practicantes de meditación o de técnicas para lograr estados de silencio interior? Quizás, millones. Salvo los maestros consagrados, ¿cuántas personas conoces, que estén a esos mismos niveles? Si de millones de practicantes sólo unos cuantos o unas cuantas consiguen llegar a niveles óptimos de meditación o de silencio interior, es que algo hay que no permite a la gente conseguir eficazmente los objetivos.

La meditación SIE® fue diseñada teniendo en cuenta como factor principal, en qué entorno estás tú, como persona occidental del siglo XXI. Los entornos actuales no son los mismos que se daban hace siglos, o donde el estilo de vida permite tener tiempo para practicar meditación. Y mucho menos,  has nacido en algún país donde un pilar de la sociedad sea la meditación. Era imprescindible que se crease un sistema efectivo, teniendo en cuenta el entorno donde ponerlo en práctica. Las prácticas de meditación deben acomodarse y crearse en función del tipo de practicante y su entorno. No es compatible un sistema de meditación en entornos urbanos que requiera al practicante horas de meditación para lograr los objetivos. Era necesario contar con un sistema de enseñanza adaptado a la gente y su entorno, porque aunque los sistemas de meditación importados son excelentes, muchas veces son dificilmente compatibles con los ritmos de vida de los practicantes occidentales.